Agatha, muy cañera

Agatha, muy cañera 2018-03-19T19:03:28+00:00

Project Description

Sexo con travesti delgada y femenina en Bilbao
Travesti dominante en Bilbao
Sexo anal con travesti delgada en Bilbao

Agatha, travesti muy cañera. Primera vez en Europa.

Primera vez en Europa!!

Agatha. 24 añitos

Acabo de llegar y estoy deseando conocerte.

Me encantan las fiestas de todo tipo.

Servicios completos y complacientes.

Muy cañera y “guarra”.

Besos con lengua.

Activa, pasiva.

Muy cachonda y siempre con la polla dura.

Garganta profunda.

Atiendo a parejas, tríos.

24 horas.

Te espero?

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Una deliciosa despedida”

Autor: PaulinatvCDMX

Me dirigí a la sala y apagué todas las luces, únicamente dejé encendidas dos pequeñas lámparas de mesa, una de la sala y otra en el pasillo que daba acceso a las recámaras y al baño, estaba escogiendo un poco de música para amenizar el ambiente, cuando el timbre me anunció su llegada. De forma seductora le invite a pasar y apenas cerré la puerta me aprisionó entre sus brazos. Sus manos recorrieron mi cuerpo regalándome mil caricias y tomándome de la cintura me apretó contra su cuerpo, besándome y haciéndome sentir chiquita envuelta en el. Casi de forma desesperada acariciaba mis regordetas nalgas por debajo de la pequeña bata y su bulto, se hacía notar de una forma deliciosa apretado contra mi vientre. Yo colgada de su cuello, fui levantada cargándome por mis muslos y me llevó de esta manera hasta mi habitación, donde automáticamente caímos en la cama, continuando ese festival de besos y caricias, mis manos que ansiosas y un tanto torpes debido al placer que me provocaba Fernando tan solo con besarme y tocarme, se encargaron de eliminar su ropa casi por completo de mi camino, cediendo ante mis caricias y dejando a Fernando únicamente en su ajustada prenda interior, mientras Fernando se había encargado literalmente de arrancarme mis diminutas y finas prendas, dejándome únicamente con las medias que me llegaban justamente hasta la mitad de mis gordos y femeninos muslos y los cuales, sabía yo que le encantaba acariciar a Fernando, de esta manera nuestros ya calientes cuerpos se encontraron desnudos el uno con el otro. Con el último de mis esfuerzos me desprendí desesperadamente de sus fuertes brazos y le arranque su ajustado boxer, permitiendo a mis lujuriosos ojos recrearse en su inmenso atributo masculino, el cual se erguía orgulloso ante mi, sabiéndose el dueño de todas mis fantasías sexuales, y regalándome una imagen casi de póster de su completa anatomía, simplemente era gigante, con una cabeza coronando en su punta casi del tamaño de mi puño, un cuerpo igual de gordo y largo y con una serie de venas marcadas por toda su extensión las cuales yo conocía todas de memoria, pues más de una vez pude recrearme dibujándolas mientras terminaba de mamarle su vergotota, en la base 2 huevotes le colgaban, guardianes de mi tan preciada crema de macho, premio que recibía con esmero al final de cada sesión con este macho semental.
Su verga, enorme y dura era bien amasada por mis manos y no tardó en comenzar a recibir besos, lamidas en su inmenso glande. Nunca pude meterme en la boca más allá de la cabeza de esa gigantesca verga. Mis manos resbalaban por el contorno del cetro masculino de Fernando, ensalivándolo y sintiendo al tacto las venas hinchadas que se marcaban, haciendo de esa pija, la cosa más hermosa y deseada para mí en ese momento. Hábilmente me jalo y me giro sobre mi propio cuerpo con una fuerza que siempre demostró, a pesar de sus 52 años, quedando mis nalgotas apuntando hacia el, por lo que el no se mantuvo estático y comenzamos a realizar un delicioso 69, su lengua lamía de una manera maestra mi esfínter con la plena intención de dilatarlo y prepararlo para el, mi ansioso hoyito del placer se abría cada vez más, permitiendo entrar a su lengua o sus dedos alternativamente, yo seguía deleitándome mamando la monstruosa vergotota que el poseía y claro, que él sabía me tenia hipnotizada. Sin embargo, otro de mis orificios exigía también atención inmediata…