Project Description

Sexo con puta tatuada en Bilbao
joven puta tatuada en Bilbao
Escort tetona en Balinba Relax de Bilbao

Aitziber, nenita de 19 añitos hambrienta de sexo.

Soy Aitziber.

Una nenita de 19 añitos hambrienta de sexo.

Pasional, viciosa y fiestera, con un cuerpo que es un caramelito.

Hago todos los servicios, desde un buen francés natural hasta… lo que se te ocurra.

VISA.

Parking.

24 horas.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Tatuada»

Autor: Sara

Noté como mi vagina se mojaba poco a poco. Mis manos se agarraron a la camilla donde estaba tumbada. Lince debió darse cuenta de cómo me estaba poniendo. O tal vez no. El caso es que puso uno de sus brazos sobre mi pubis y apretó suavemente mientras seguía con el tatuaje. Al sentír aquella presión no pude contener el gemido y lo solté. No era un gemido de dolor, sino de placer. Apenas sentía el dolor de la aguja que iba entrando y saliendo de mi piel dibujando el tatuaje.

Así estuve hasta que terminó el trabajito. Las sensaciones que mi cuerpo tuvo durante esos 45 minutos fueron la hostia. No llegué a correrme pero el placer me inundó completamente.

Lince terminó y, sin yo esperármelo, me retiró la toalla y mi sexo quedó al descubierto. Yo lo llevaba depilado y el pelo del pubis muy cortito. Me dijo que me levantara y me mirase en el espejo a ver si me gustaba cómo había quedado el tatuaje.

En el espejo podía ver mi silueta entera. Allí estaban mis largas piernas, mi sexo mojado y mi precioso tatuaje. Realmente Lince tenía unas manos divinas para tatuar. Me dijo que había que tapar la zona para que cicatrizara y que me esperaba mañana para ver cómo había evolucionado la «herida».

Una vez me lo hubo tapado, y para mi sorpresa, me dió un cachete en el culo y me dijo: – el próximo te lo hago en el culete.

Aquella palmadita en mi trasero aumentó la excitación que todavía tenía mi cuerpo y me resultó muy sugerente. Me seguían temblando las piernas. Me puse las bragas y la falda y me marché de allí con una sensación de place inmensa.