Alexa, ponme a cuatro patas! Insaciable

Alexa, ponme a cuatro patas! Insaciable 2018-01-25T16:23:07+00:00

Project Description

Preciosa escort joven insaciable en Bilbao
Sexo anal con puta joven en Bilbao
Puta complaciente las 24 horas en Bilbao

Alexa, fóllame a cuatro patas!! Insaciable y complaciente

Ponme a cuatro patas y fóllame!

Soy Alexa.

Insaciable escort de 26 años.

Impresionante francés natural… quiero toda tu leche, échamela donde tú quieras.

Soy una mamadora insaciable.

Luego me pones a cuatro patas y me follas bien fuerte hasta que nos corramos los dos todas las veces que quieras.

Lo pasaremos como nunca antes lo has pasado.

69.

Griego.

Probaremos diferentes posturas…

Todo lo que siempre has querido hacer!!

Complaciente al 100%, sólo tienes que pedírmelo.

Te espero las 24 horas para realizar todas tus fantasías y pasarlo en grande.

¿A qué esperas?

Llámame ahora!!

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Sexo anal”

Autor: CuentaRelatos

Sus pechos eran una delicia, sus piernas una perdición y su clítoris mojado era un manjar de los Dioses del Olimpo.

Cuando conseguí después de un buen rato, que no parara de gritar y me suplicara que la follara, me coloqué horizontalmente encima de ella y sin mediar palabra le introduje mi alocada polla que deseaba aquel salvaje clítoris.

No parábamos de movernos de placer por aquella enorme cama, nuestros gritos eran cada vez más fuertes y al final conseguí que Nina tuviera un gran orgasmo.

Después de su corrida me dijo que había llegado mi momento, que disfrutara y lo gozara, así lo hice.

Ella se colocó a cuatro patas y me indicó que le chupara su ano mientras se masturbaba, así poco a poco dilataría y sería más placentero.

Al rato me indicó que introdujera mi pene despacito hasta el final, así lo hice, primero la puntita y poco a poco porque cuesta algo al principio, conseguí meterla hasta los huevos.

Una vez dentro mi polla de su culo, la embestí como si no quisiera acabar aquello, era una sensación única y mi sueño logrado.

Cuando la metes por el orificio del ano entra obviamente muy ajustada y a la mujer normalmente esa sensación le encanta al igual que al hombre, ya que el roce es más profundo. No entendía como a unas mujeres las volvía locas y a otras no les gustaba nada.

Después de un buen rato de penetrarla a cuatro patas por el culo, no resistí más el gusto que tenía y la saqué corriéndome por todo aquel trasero de princesa.

Me quedé exhausto en la cama unos segundos, relajado y feliz, hasta que a los cinco minutos aproximadamente, Nina se puso de lado rozándome con su culo y le pedí follármela de nuevo por el culo en esa posición, a lo que ella accedió.