Descripción del proyecto

Puta madura divertida en Bilbao
Vieja puta en Bilbao Rekalde
Sexo con puta madura en Bilbao

Ana Rosa, encantadora madurita

Ana Rosa.

56 años

Madurita de caracter y aspecto juvenil.

Rellenita y encantadora.

Trato muy agradable.

Zona de Rekalde.

50 euros.

Ven a conocerme y saldrás encantado.

Horario: de 11 de la mañana a 8 de la tarde

Llámame y quedamos.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Sexo anal con la madre de mi amigo»

Autor: Imperatriz

Se desnudó totalmente, dejándose solamente unas preciosa medias de lycra en su cuerpo. Dios mío, nunca había visto un cuerpo así, tan precioso y con ganas de ser lujurioso.
Empezamos a hacer el amor, yo la verdad es que me deje llevar. Ella se puso encima de mí e inició una suave cabalgadura. Yo apretaba sus redondeadas y fuetes nalgas. Sus movimientos cada vez se hacían más contundentes, tenía que hacer verdaderos esfuerzos para no correrme. Fue un momento increíble y no quería que acabara nunca. Ella me decía que cuando estuviera a punto de correrme que me saliera de ella, así lo hice y cogió mi pene y se lo metió en la boca practicando un sexo oral embriagador, hice un intento para no correrme dentro de ella, pero ella no me dejó, entonces se comió mi semen y fue algo muy excitante.
La madre de Luis me sonrió y me dijo ‘Los mejores planes son los que no se esperan, y este todavía no ha acabado’. La madre de Luis estaba radiante y su cara de tristeza había desaparecido, dejando pasó a una de plenitud. Me dijo ‘Has enculado alguna vez alguna mujer, veo por tu cara que no. Suele ser un regalo que dejo para hombres muy especiales’.
Se puso a cuatro patas, y me dejó que la penetrará por el ano. Al principio no entraba muy bien, y eso hacía que diera pequeños gemidos de dolor, no quería hacerla daño, pero esos grititos me estaban volviendo loco. Decidí que quizás lo mejor era lubrificarla el ano primero. No tenía experiencia pero lo había visto hacer alguna vez en algún video porno. Empecé a besárselo para luego penetrarlo, tras esta maniobra su culo se había dilatado lo suficiente y mi polla tenía vía libre en una de su parte más íntimas y morbosa.
Fue increíble, ella gritaba que le diera más fuerte y yo cada vez estaba más loco. Acabé corriéndome dentro de su culo y ella me pidió que le chupara el clítoris, a lo que accedí de forma muy gustosa. Tuvo un orgasmo increíble y nos quedamos abrazados durante un buen rato.