Descripción del proyecto

Sexo y placer en Bilbao
Sexo anal y lluvia dorada en Bilbao
Putas y escorts jóvenes en Bilbao

Anahí, francés natural, lluvia dorada,…

Anahí.

19 añitos.

Jovencita catalana sin tabúes ni límites.

  • Lluvia dorada
  • Francés natural
  • Besitos
  • Caricias
  • Posturitas
  • Y lo que surja!

Tengo una boquita juguetona que te llevará al placer más extremo.

Fiestera, caliente y viciosa.

No hay nada como el buen sexo!

Sin límites y sin prisas.

¿Te tomas una copita conmigo? Yo te invito en mi piso discreto y muy acogedor.

24 horas.

Parking.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Fiesta VIP»

Autor: Luis Duro

Me encontraba ya sólo con mis medias, mis tacones y mi máscara. Mi grado de excitación era absoluto. Comencé a besar los labios de la mujer, mientras sus manos jugaban suavemente con mis pechos. Sus labios eran grandes, carnosos, sus besos tiernos, húmedos, con la cadencia exacta de alguien que ha besado muchas bocas. Nuestras lenguas jugaban y se entrelazaban, y mi cerebro estaba cada vez más embriagado.

El hombre que estaba detrás de mí separó mis piernas y acercó su enorme pene a mi vulva, completamente empapada. Poco a poco comenzó a introducirlo dentro de mí. A medida que empujaba sentía como iba llenándome de su sexo. Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando noté percutir su glande, caliente y duro, contra mi cérvix.

Uno de los hombres observaba, mientras el otro no paraba de empujar su sexo dentro de mí. No dejaba de mirarme. Era una mirada conocida, una mirada que aumentaba mi morbo y que me incitaba a dedicarle mis mejores poses. A través de su máscara podía sentir como crecía su excitación con cada gemido que salía de mi boca mientras era penetrada una y otra vez.

A partir de ahí, una cascada de sensaciones inundó mi cuerpo y mi mente. Los orgasmos se sucedieron uno tras otro hasta perder la cuenta. Aquella noche viví el presente como nunca antes lo había hecho.

Ya en el taxi de vuelta, me temblaban las piernas. No podía controlar aquel temblor. Todavía sentía las suaves embestidas de unos, las enérgicas de otros, la sensibilidad de unas manos femeninas, los diferentes tamaños de cada sexo…