Griego y lluvia dorada en Bilbao