Ángela López, travesti morena impactante

Ángela López, travesti morena impactante 2017-12-26T11:35:49+00:00

Project Description

Travesti morena sensual y dotada en Bilbao
Elegante travesti sin tabúes en Bilbao
Travesti especial para principiantes en Bilbao

Ángela López, sin tabúes y muy cachonda

Ángela López, sin tabúes.

Morena impactante que te espera cachondísima en Bilbao.

25 años.

Una dotación 19 cms.

1,70 de estatura.

Soy una travesti re-puta y muy morbosa a la que le gusta hacer todo sin límite.

Francés natural.

Adoro el 69.

Fiestas de todo tipo.

Popper.

Principiantes.

24 horas.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Devoción”

Autor: Brenda B. Lennox

El verano se había adelantado y, con él, mi ritual de tomar el sol desnuda en la piscina. Adormilada, disfrutaba de la calidez de los rayos de sol y del frescor de la brisa de aquella tarde de mayo. No lo percibí hasta que sus manos frías y suaves se deslizaron por mi columna y se detuvieron en mi culo. Alcé la cadera y hundió su lengua en el mismo centro. Culebreaba, rítmica, arrancándome oleadas de placer. Intenté girarme, pero me aprisionó contra la tumbona y ató mis muñecas en los listones.
Sentí la cremosidad del lubricante y la dureza de sus dedos cuando me penetró. Uno en el culo, uno en el sexo. Dos en el culo, dos en el sexo.
—Fóllame con tres. Fóllame. Fóllame. ¡Fóllame!
Me silenció metiéndome en la boca un rosario tailandés.
—Te follaré con esto. ¡Chúpalo!— Lo chupé. Con avidez. Como si fueran sus «cuentas». Fiel devota de una nueva religión. Las introdujo despacio mientras trazaba círculos con los dedos. Mi culo las engullía una a una, palpitante, hasta que la última selló mi interior. Era enorme, aterciopelada, dura… pero no lo suficiente.
—Fóllame. Fóllame. ¡Fóllame!
—No.
Sus dedos horadaron mi sexo. Su boca apresó mi vulva. Chupaba sin tregua y yo me revolvía enloquecida sin importarme que las cuerdas me laceraran. Tiró del rosario y me convulsionó el estertor de la petite mort.
Lubricó su miembro con mi sexo, separó mis glúteos y me penetró.
—Ahora sí.