Angie, sensual y juguetona

Angie, sensual y juguetona 2018-07-25T15:57:57+00:00

Project Description

Puta sensual gordita en Bilbao
Puta modelo curve en Bilbao
Escort sensual y sexy en Bilbao

Angie, escort juguetona y sensual

Angie, fiestera y juguetona.

27 años.

Con Angie los momentos de placer están garantizados.

Una mujer completa y muy sensual, perfecta para adentrarte en el caliente mundo del placer.

Liberal y sin prejuicios, de sangre ardiente y total implicación para disfrutar del mejor sexo salvaje.

…Un cuerpo exquisito lleno de curvas,

…unos labios carnosos

…y unos preciosos pechos que te volverán loco!

24 horas.

¿A qué esperas para conocerme?

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Experimentos 1”

Autor: Sibarita

Sentados juntos sobre los asientos de atrás, conversan entre ellos y parecen sintonizar bien, por su tono y la fluidez de su diálogo, aunque no tardan en producirse algunos silencios que debo romper para que se anime el ambiente. A una discreta señal mía, Sarah, que para la ocasión viste un colorido vestido hindú de suave seda natural, sin mangas y cerrado desde la base del cuello hasta casi media pierna con pequeños botones que ella comienza discretamente a desabrochar y al hacerlo con los tres o cuatro primeros aparecen sus pechos desnudos ante los ojos asombrados de él, ese asombro no impide que reaccione tomándolos en sus manos. No es muy hábil o está tremendamente cortado, se limita a acariciarlos sin avanzar en nada, y así hasta que llegamos al pub nuestro destino. El lugar se presta para todo lo que se quiera hacer en el, pero Sarah tiene que insistir mucho para que se anime, el esfuerzo bien vale la pena porque al fin logra una de las imágenes mas eróticas de la noche, sentado él en una butaca y ella totalmente desnuda, sentada sobre él dándole la espalda, con las piernas abiertas y viéndose entre ellas como su polla entra y sale de su sexo totalmente dilatado. A partir de ese momento ya las cosas ocurrieron normalmente y la noche se animó rápidamente, follaron durante horas, en todas las posturas imaginables y jamás volvieron a verse después de aquella noche.