Project Description

Sexo y lluvia dorada en Bilbao
Puta dominicana delgada en Bilbao
Francés natural y sexo en Bilbao

Angy, una chica «hot»

Cuando Angy está cerca… sube la temperatura!!

Joven Dominicana muy caliente y fiestera.

19 añitos.

Una chica «hot» dispuesta a darte todo el placer del mundo.

Caliente, fiestera y viciosa.

Sin prisas ni tabúes.

La mejor compañía y el mejor sexo con diferencia!!

Todo tipo de servicios sin prisas ni límites:

  • Lluvia dorada.
  • Francés natural.
  • Ducha erótica.
  • Masajes eróticos.
  • …y todo lo que surja.

24 horas.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Encanto adolescente»

Autor: Vieri32

Tras llegar al asestado lugar, decidieron pegar sus cuerpos en aquel caluroso infierno de luces, músicas y masivo gentío que apenas daban paso. Sentía sus pequeños pechos pegarse a él, la bordeaba con sus manos, acariciaba sus nalgas, y la traía junto a él. Levantaba un brazo, la daba media vuelta, y contemplaba con éxtasis, aquel juvenil cuerpo, ella giraba lentamente para él, pese a las miradas de los tantos que la comían. Aquella faldita blanca brillaba bajo las luces de neón, la fina tela se levantaba levemente y daba a la vista generalizada, su redondez y ropa interior. La pegó junto a sí, su bulto pegándose entre sus nalgas. Aurora estaba encantada, se restregaba más y más al ritmo de la seductora música, sintiendo como se agrandaba al roce. Pero bailes y movimientos no era la razón de aquella velada nocturna.
Tras minutos, Aurora se la veía bastante sudada y al parecer, ardiente y deseosa de ser fieramente penetrada. Arturo la comprendió, y tras llevarla de brazos a un impúdico baño de hombres, se encierran en un cubículo.
La puso de espaldas a él, agarró su pequeña cintura, levantó la faldita, y bajaba su ropa interior, empapada ya de su propia condición de período de celo, dejando a la vista, aquel juvenil trasero.
– Penétrame… y no lo hagas dulce como sueles hacerlo – ordenó en tono severo.
Arturo lo entendió, separó las nalgas, y vio el capullo rosado en el que aún florecían vellos, reposa su virilidad, y de un fuerte envión, lo meció hasta el fondo…