Daira, travesti viciosa y lechera

Daira, travesti viciosa y lechera 2019-01-25T18:49:18+00:00

Project Description

Travestis guapas y muy femeninas en Bilbao
Fetichismo con travestis en Bilbao
Travestis femeninas tetonas en Bilbao

Daira, tranx cachonda, viciosa y lechera

Daira.

Mulata viciosa fiestera, dominante y complaciente.

Sin límites.

23cm reales.

Cierra los ojos y abre la boca y te doy……

Con solo 27 añitos soy una de las tranx más buscadas… por algo será!!!!

Mamadas placenteras, penetraciones y corridas inolvidables.

Mido 1,75 cm, 140 de pechos y 24×8 cm que se me pone dura con bastante facilidad.

Te encantara disfrutar a mi lado!

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Marcela”

Autor: Marcela

Recuerdo a uno muy jovencito que me hizo recordar a aquel taxista de verga monstruosa. Se llamaba Cristian y era un amante muy potente. Me metía su enorme miembro en mi culo y yo la sentía como si me llegara hasta el estómago. Se aferraba de mis tetas y me dejaba clavada contra la cama pidiéndole por favor que me la metiera hasta el fondo. También le gustaba meterse mi pija en su boca y salivarla mientras me masturbaba.

Era fascinante. Luego de semejantes noches solíamos quedarnos abrazados durante un largo tiempo en el que me acariciaba de una forma muy varonil y delicada a la vez.
A Cristian lo perdí cuando se casó. Le rogué de mil maneras que siguiéramos aunque sea viéndonos en secreto, pero él no quiso. Sin embargo ocurrió algo inesperado y que vino del propio Cristian. Fue su amigo Ramón, un hermoso tipo, flaco, alto y de unos ojazos enromes de color verde.

Un día Ramón trajo cartas que Cristian me devolvía y que no quería destruir. Fue tal mi reacción y mi amargura que entró a mi departamento a consolarme. Yo estaba vestida solamente con una camiseta muy ajustada y que encima me quedaba corta. Me salían tetas por todos lados y el culo casi lo tenía al aire. También se veía la punta de mi pija, cosa que evidentemente no le molestaba, incluso la miraba como hipnotizado. Le dije si le molestaba que estuviera así de impresentable y si le molestaba mi condición de travesti. Me dijo que no, que al contrario, me veía como a una mujer distinta, una mujer con verga, pero solamente eso.