Ericka Bullamark, la diosa del vicio

Ericka Bullamark, la diosa del vicio 2018-12-03T18:04:59+00:00

Project Description

Travesti morena bien dotada en Bilbao
Sexo con travesti tetona en Bilbao
Travesti con sala del placer en Bilbao

Ericka Bullamark, un bellezón, la diosa del vicio

Ericka Bullamark.

Soy un bellezón de alta clase, super femenina.

La diosa del vicio, super completa en la cama.

Bellos y grandes pechos.

A mi lado vas a disfrutar como nunca.

Increíble francés natural, apasionados besos con lengua, beso negro, beso blanco, lluvia dorada,..

Superdotación de 25 cms. reales siempre dura y llena de leche.

Activa y pasiva con un bello culo bronceado… todo para ti.

Soy una ninfómana sin igual.

Atención a principiantes y también transformismo.

Ven y déjate llevar, disfrutemos de la pasion y el vicio.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Dominado por Sheila”

Autor: patsdom

Me hizo sentar nuevamente, me volvía a mamar la polla suavente y luego me dijo: “he estado mirando en tu cajita de juguetes, tienes muchos y me gustan todos, alguno vamos a utilizar”. Dicho esto, me dijo que abra la boca, yo ya estaba jugando y me imaginé que me iba a poner el mismo ball-gag rojo que había usado con ella, pero me confundí. Cuando sentí lo que estaba entrando entre mis dientes me di cuenta que era un ring-gag (para aquellos que no lo conocen un ring-gag es un aparato que te deja la boca completamente abierta con un agujero en el medio en el cual puedes pasar una polla de tamaño no muy grande, más o menos como la de Sheila). Evidentemente, esa mañana iban a desvirgar mis 2 agujeros.

Ajusto fuertemente el ring-gag y acto seguido, sentí la polla de Sheila como se introducía en mi boca sin yo poder absolutamente nada. La verdad que pensé que iba a ser peor, que me diera asco o algo, pero todo lo contrario. Me había metido la polla suavemente y todavía no estaba completamente erecta, poco a poco fui moviendo la lengua mientras Sheila hacia un pequeño vaivén hacia atrás y adelante. Sentir crecer su polla en mi boca me excitó, y ella también estaba más excitada porque cada vez intentaba llegar más lejos en mi boca, al poco rato ya intentaba llegar hasta la garganta, me estaba follando por la boca. Cuando yo pensé que no podía entrar más, sentí que me agarró por la nuca y me incrusto fuertemente contra su pubis, tenía su polla en la garganta y no podía respirar, la tuvo así unos segundos, la sacó completamente con todas mis babas, yo respire profundamente y acto seguido volvió a repetir la operación unas cuantas veces hasta que, dejando enterrada su polla durante más tiempo, acabo directamente en mi garganta.

Me sacó rápidamente el ring-gag y se lanzó a besarme y a recoger todo el resto de su semen mientras nos fundíamos en un beso profundo, acto seguido me hizo volver a abrir la boca y ahora si me puso el ball-gag rojo en la boca “es por si se te escapa algún gritito” me dijo riéndose. Yo me puse algo nervioso, pero mi polla seguía estando tan dura como toda la mañana, en ningún momento bajo su erección y ya me empezaba a molestar tanto tiempo erecta.