Project Description

Joven puta vasca viciosa y morbosa en Bilbao
Joven puta vasca en Bilbao
Puta vasca con estupendo culo en Bilbao

Irune, vasca jovencita y fogosa… sin prisas

Irune.

Recién llegada a Bilbao.

Una vasca jovencita y fogosa para realizar tus fantasías.

Servicios muy completitos y placenteros.

Espectacular francés natural con mis labios carnosos saboreándote cada centímetro.

Un culito increíble y un excitante 69, lluvia dorada, besos apasionados, … todo sin prisas.

Visa.

24 horas.

¿Tomamos una copita y nos conocemos?

Llámame y ven, no vas a querer despegarte de mi.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Cómo pase la Universidad»

Autor: Nancy

Se bajó los pantalones y se terminó de desnudar, se me acercó y me abrió la blusa, comenzó a jugar con mis pechos, los apretaba hasta hacerme daño y me mordía los pezones hasta el dolor. (…) Estaba muy mojada, me derretía saberme violada, metía sus dedos dentro de mí y me estaba llevando lejos, muy lejos. Sus manos me levantaron y me puso sobre él, fui yo quien tomó su verga y la colocó en la entrada de mi cosita (…), comencé una cabalgada frenética que me hizo terminar. Él tenía sus manos en mis caderas y marcaba con ellas el ritmo del galope. Cuando me vine y perdí fuerza él continuó llevándome a un segundo orgasmo. Luego me tumbó sobre la cama quedando boca abajo, se subió en mí y me la volvió a encajar completa. Su mete y saca era tremendo y me hizo volver a estar a punto de venirme, entonces se levantó y me giró. Nuestros cuerpos quedaron en la posición de misionero, pero mis piernas se cruzaban tras su espalda, abrazándolo. Se aferró a mis hombros y me levantó sentándose, yo quedé sentada sobre sus piernas con su verga bien clavada. Puso una de sus manos en mi trasero levantándome para dejarme caer una y otra vez sobre su estaca. La otra la puso en mi boca donde le chupé el dedo medio, luego lo llevó a la entrada de mi culo mojándomela y metiéndolo un poco, bajando hasta mi cosita para mojárselo en mis jugos y volver a mi culo, luego lo volvía a poner dentro de mi boca llenándome de mi propio sabor. Así estuve a punto de correrme de nuevo cuando sentí su verga endurecerse, síntoma de que él terminaría, me abandoné para alcanzar también yo a venirme y cuando esperaba sentir su semen inundarme las entrañas, su dedo dejó mi boca para ir a enterrarse profundamente en mi culo, metió sin aviso ni medida su dedo hasta donde pudo al tiempo que eyaculaba dentro de mí. Yo también, pese al dolor, tuve un orgasmo extraño. No demasiado intenso, pero si muy, muy largo.

Se paró y se metió al baño. Se detuvo en la puerta.
– Bueno ya vete.

Tomó su pantalón, extendió hacia mí su mano y me dio 10 dólares. Me dijo: ve y toma un taxi a tu casa.

Por supuesto que no me devolvió la tanga. Salí de su casa con una extrañísima sensación en el cuerpo, subí al primer taxi que paró y me fui a casa. Casi no podía sentarme porque el culo me dolía horrores.

Al semestre siguiente me dio la clase de «Lógica Formal Contemporánea», materia complicadísima que nunca entendí ni un poquito, pero no tuve problemas para pasar, ya que lo visité dos veces en su casa, ambas en temporada de exámenes.