Laura, escort paraguaya, caliente como pocas

Laura, escort paraguaya, caliente como pocas 2018-02-26T16:01:20+00:00

Project Description

Joven puta paraguaya morena y delgada en Bilbao
Joven puta latina en BIlbao
Puta paraguaya joven y delgada en Bilbao

Laura, paraguaya de 27 años, con muchas ganas de sexo.

¡SUPERNOVEDAD!
Laura, paraguaya de 27 años.

Caliente como pocas, con muchas ganas de sexo.

Hago de todo. Estos son los servicios sexuales que presto en Bilbao:

– besos
– caricias
– masajes
– posturas
– jugosito 69
– garganta profunda
– francés natural hasta el final
– fantasías eróticas
– juguetes sexuales
– lluvia dorada

¡¡Y todo lo que me pidas!! ¿Qué es lo que te apetece?

  • Soy implicada y muy completa.
  • ¡¡Y por solo 60€ la hora!!!
  • Acepto visa.
  • Servicios las 24 horas.
  • Parking al lado y la primera hora es gratis.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Descubriendo la lluvia dorada”

Autor: MeGusta

Estaba aburrido de hacer siempre lo mismo, pero ahí estaba; navegando por páginas web de contenido pornográfico en busca de fotos o vídeos que me excitaran para masturbarme después cara a la pantalla del ordenador.

Pero hoy, en uno de esos clics que te abren otra pestaña del navegador apareció una web de contactos sexuales BDSM. Eché un vistazo a los perfiles de algunos de sus miembros, a lo que buscaban, lo que ofrecían, sus gustos y fantasías … Nada de busco amistad o lo que surja, salir al cine, etc.., gente que busca sexo y punto.

Me llamó la atención, así que introduje mi perfil y rellené una larga lista de características que se podría resumir en: hombre busca mujer dominante, estoy interesado en el sexo oral, juegos de orina y dildos anales.

Mientras realizaba una búsqueda filtrada recibí un correo de “soytuama812”, interesada en chatear conmigo y conocerme decía. Por la foto que mostraba en su perfil era una chica guapa y algo rellenita, o sea, perfecta.

Estuve un rato chateando con ella sobre mis gustos, sentirme utilizado por una mujer para su placer, practicarle sexo oral, que me sodomice; y sobre mis fantasías, sobre todo los juegos de orina que nunca había hecho y que me apetecía probar. Enseguida quiso preparar una cita dispuesta a hacerme probar todo eso y más, y quedamos para dos semanas después.