Project Description

Travestis dotadas en Bilbao
Sexo anal griego con travestis en Bilbao
Popper y juguetes sexuales en Bilbao

Lorena, joven Tranx muy femenina

Lorena.

21 años.

Recién llegada, 1ª vez en Bilbao.

Soy una Tranx jovencita, muy muy femenina.

1,65 de estatura.

Bien dotada.

Viciosa y muy completa, tanto activa como pasiva.

24 horas.

Tengo popper.

Visa.

Hago salidas

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Travesti feliz, muy feliz»

Autor: Candy Elena

La pasión, el deseo y los tragos nos volvieron locos, estábamos disfrutando de lo lindo, me sentía la mujer más feliz de la tierra con ese «trabuco» en mi boca, y él solo pensar que más tarde lo tendría dentro de mi desesperado culito entrando y saliendo con todo su vigor, me hizo temblar de emoción, de alegría. Su pene seguía en mi boca, lo succionaba, lo chupaba, lo saboreaba, era un hecho que pronto se vendría por primera vez en mi boquita ansiosa, así ocurrió de repente, ohhhhhh mi dios, sentí cuando se vino, ese chorro de leche caliente fue hermoso, divino, toda la cual me tragué con todo el gusto del mundo, con una sensación y emoción sin limites, primero la disfrute en mi propia boca, la saboreé para luego tragarla llegando a sentirme cada vez más realizada como mujer, como nena, como hembrita. Luego de todo esto vino por supuesto un merecido descansito, sobre todo para él, con el fin de que se recuperase y siguiéramos con el postre que nos faltaba. Tomando y tomando traguito esperamos esa ansiada recuperación de mi macho, porque vendría luego el éxtasis, el clímax, lo máximo, mi graduación como mujer, sin duda alguna; la tan anhelada penetración de mi culo el cual para esa hora ya estaba suficientemente mojadito y lubricado para recibir tremenda polla dentro de él. Lo deseaba, lo esperaba. Una vez listo mi macho, reiniciamos nuestras tiernas caricias, besos y abrazos para que su miembro bello, hermoso, divino se fuese levantando de nuevo, cosa que no fue para nada difícil. Se puso rápidamente duro y grande, y sin mucho esfuerzo me colocó en cuatro patas, y zúas, penetrada, por fin se acabó mi virginidad, se rompió esa telita que nos hace vírgenes, esa enorme polla penetro mi culo, viendo yo coronado el momento más esperado, más excitante de mi vida, ser penetrada, sentirme 100% ya una mujer, una hembra consagrada.