Project Description

Sexo con puta colombiana en Bilbao
Francés natural con puta en Bilbao
Puta colombiana en Casa de escorts Balinba de Bilbao

Natalia, colombiana simpática y viciosa

Natalia.

24 años.

Escort colombiana simpática y muy viciosa.

Servicios muy completos:

  • Francés natural.
  • 69.
  • Besos.
  • Caricias.
  • Duchita erótica.
  • Masajito erótico.
  • Penetración en todas las posturitas que más gusten.

Habitación climatizada con ducha.

Total discreción.

Ven a conocerme, estoy disponible las 24 horas.

Te invito a una copa para conocernos.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Ritual de masturbación»

Autor: Leonnela

Despierta mi codicia de mirar mi sexo desde otro enfoque, me pongo en cuatro, mis muslos asemejan ser torres que en medio de su ser tiene una gema incrustada, más bien dos gemas que ansían ser profanadas por mis propios ojos, por mis propios dedos, por mis propios labios, pero no, odiosamente mis labios no podrían regalarme ese milagro… hago a un lado mi interior, el liquido de mi sexo resbala, y como no podría dejar de beber el agua de mi fuente, con dos dedos en forma de cuchara calmo mi sed.

Ya estoy caliente sin duda, mis caderas se agitan, mi sexo pide batalla, la sangre se marca en mis mejillas, y en la transpiración que empiezo a sentir en medio de mis pechos, los junto, paso mi lengua por mis labios, la extiendo para alcanzar aunque sea un milímetro de la piel de mi pecho, no alcanzo, así que sentándome como una diosa, levanto mi sagrada mama y logro que mi lengua roce mis botones y mis labios los atrapen. Qué placer!! felices las que logramos hacerlo!!

Ya nada me frena, recibo de mi misma una ofrenda de caricias que va desde suaves masajes hasta pellizcos apretados, qué más da, si estoy como un animal alebrestado. Separo mis piernas, agacho mi rostro, el perfume que sale de entre mis muslos me excita, es un aroma suave a hembra calenturienta, me derrito por tocarme pero no me doy gusto, tengo que esperar hasta matarme de ganas. Retiro la tanguita y con desesperación la percibo, aspiro profundamente llenándome hasta el alma de mi olor carnal, socarrona, me la paso por el cuello, por los pechos por los muslos,… huelo más que nunca a zorra,… una zorra solitaria, que gime y se araña de ganas.