Sabrina Carvazelli, todo tipo de fiestas

Sabrina Carvazelli, todo tipo de fiestas 2017-10-25T15:54:22+00:00

Project Description

Guapa y delgada travesti en Bilbao
Fiesta blanca con travesti en Bilbao

Sabrina, travesti discreta y elegante. Me encantan todas las fiestas.

Hola! Soy Sabrina Carvazelli.

Tengo 22 años, mido 1,75 de estatura, 130 de pechos y 21cmx7 reales de dotación.

Soy muy femenina y estoy dispuesta a realizar todas tus fantasías sexuales, soy muy cariñosa y complaciente.

Las fotos son totalmente reales.

Me encantan todos los tipos de fiestas.

Atiendo mi apartamento privado y céntrico 24 horas, también hago salidas a hotel y domicilios las 24 horas.

Soy muy discreta y elegante.

Llámame y lo comprobarás, te estoy esperando cachonda…

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de “Me enamoré”
Como conocí al macho que me hizo sentir nena.

Autor: NereaCD

Desde hacía mucho tiempo cuando estaba a solas en casa y tenía tiempo para vestirme le daba vueltas a la cabeza lo que sería poder estar con un hombre, que me viese alguien más que yo misma en el espejo pero solo se quedaba en eso, en un calentón de ideas e imaginaciones. Luego cogía cualquier cosita para poder metérmela en mi “chochito” y disfrutar de una penetración. Decir que tengo un culito tragón y disfruto muchísimo metiéndome cosas en él. El caso es que siempre se quedaba en eso, calentón y luego masturbación hasta bajarme el calentón.

Luego decidí meterme en un chat de gays, lesbianas y transexuales para ver lo que se hablaba por ahí y decidí conocer gente en el chat, en principio lo hacía solo para charlar un poco y ver lo que se movía por el chat, pronto me aficione a entrar y escribir en él. Y decidí dar un paso más, me decidí a ofrecer que me viesen por skype y así poder ver las reacciones de los chicos con los que interactuaba. Me encantaba lo que me decían algunos, otros simplemente no decían nada solo movían sus manos masturbándose y cuando se corrían adiós. Eso empezó a calentarme y a frustrarme ya que no conocía a nadie que me durase en el tiempo. Como mucho hablábamos tres o cuatro veces y desaparecían.

Hasta que un día en el chat me entró un chico al cual desde un principio le dije lo que era y cómo era mi situación familiar, por el tema de ser discretos. Y desde el primer momento me entendió, comprendía perfectamente que era yo y cómo era, ya que dejamos las cosas claras desde el principio, no quería perder el tiempo como siempre en gente que no me aportaba nada. Él también me contó su situación, casado y con un hijo, así que discreción máxima por parte de los dos.

Enseguida conectamos y me gustaba lo que me decía, es muy caballeroso y muy romántico a la hora de escribir y hablar con una. Pero yo seguía con la creencia que no duraría mucho tiempo ya que me había acostumbrado a que solo me querían para masturbarse a través del skype y luego desaparecían de los chats. Pero me equivoqué para mi fortuna.

Estuvimos escribiéndonos durante muchos días hasta que volví a tener mis días libres y a quedarme sola en casa. Entonces decidí dar otro pasito más, le dije si quería verme vestida a través de la webcam a lo que él contestó que sí pero que no quería que fuese un compromiso para mí, eso hizo que me decidiese a mostrarme por la cam.

Corrí a la habitación de mi cuñada (ya que es la que tiene la ropa más sexy y que me queda muy ajustadita) abrí su armario y empecé desesperadamente a buscar ropa para ponerme, por supuesto empecé con un tanga de hilo que es lo que le gusta a MI MACHO (así lo llamaré de ahora en adelante), acomodé mi pequeño pene hacia atrás metiendo mis testículos en su cavidad y así que no se notase su presencia y subí bien el tanga. Ufff! qué sensación ajustarme el tanga con esa suave tela. Luego saque una serie de vestidos cortos y otros largos, los puse bien colocados encima de una silla para que no se arrugasen y empecé a vestirme, una vez vestida recordé que no estaba depilada y no quería que viese esos pelos en mis piernas así que fui de nuevo al armario y de uno de los cajones saqué una pantimedia negra que me puse lo más rápido posible ya que no quería que mi macho se aburriese esperando. Luego rebusque en su zapatero hasta que encontré las sandalias de tacón y plataforma que tanto me gustaba verle a mi cuñada puesta. Una vez puesta sobre los tacones acomodé toda mi ropa y me dirigí al ordenador para encender la cam.