Project Description

Travesti mulata viciosa en Bilbao
Escort travesti mulata de lujo
Travesti experta en dominación

Victoria, experta en dominación y sexo sin límites.

Con apenas 21 añitos, trans de auténtico lujo y cuerpo de infarto.

Una experiencia única para deleitarte y llevarte al límite del placer con una morenaza 10.

Joven, bella y sensual, curvas perfectas y pechos de cine.

Dotación real de 21 cm., larga, gorda y dura.

Actriz porno, morbosa, volcánica e insaciable en la cama, la más atrevida y viciosa que hayas conocido.

Te vas a enamorar de mi piel caliente, de mi cuerpo escultural y de mis labios carnosos.

Activa y pasiva, completísima: Besos con lengua, masajes, francés especial completo (la mejor mamada de tu vida), penetraciones mutuas, beso negro, beso blanco, vibradores, sado, lencería, fetiches, tríos, parejas, principiantes, fiesta blanca, poper y mucho más.

Jamás lo olvidarás… ¡Atrévete!

Un servicio de lujo que no olvidarás .

24 horas.

Salidas

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Las pozas»

Autor: DoctorBP

En cuanto se la metió en la boca, la polla de Alberto se puso dura como una piedra y rígida como el metal. Cada vez que realizaba una chupada debía saltar como si de un escalón se tratara del glande al tronco y del tronco al glande. Le gustó la sensación. Antes de acabar, Marta empezó a rodear el grueso glande con la lengua hasta que notó que el chico se iba a correr. No pensaba mancharse con la corrida así que dirigió la polla hacia fuera de las pozas. Tampoco le apetecía que dejara una colonia de pequeños Albertitos blancos nadando por las aguas termales.

-Ahora te toca a ti – le dijo a Yamil con una sonrisa maliciosa que intentaba provocarlo. Pero el chaval no parecía impresionado.

-Como quieras – dijo sin moverse del sitio. ¡Cómo odiaba Marta esa indiferencia! Se acercó a él, que ni se inmutó y volvió a cogerle el pollón.

Esta vez sopesó bien lo que tenía entre manos y pudo notar el enorme peso de aquella barbaridad de la naturaleza. Sintió cómo se excitaba más ahora que estaba casi completamente desinhibida. Volvió a llevar la polla contra el vientre del joven para volver a la posición en la que se quedó antes de que él la repudiara y le lamió los huevos como intentara previamente. Esta vez, el pequeño marroquí se dejó hacer. Mientras le lamía los testículos empezó a masturbarlo y empezaron a aparecer los primeros síntomas de excitación en el muchacho. Ella empezó a notar cómo aumentaba el peso de lo que tenía en la mano y, sobretodo, el grosor. Ya no podía abarcar el tronco con la mano, igual que con la polla de Alberto. La sorpresa fue cuando dejó de chuparle el escroto para visionar el crecimiento de la polla. Aquello ya debía rondar los 25 centímetros y aún no estaba completamente erecta. Marta se sirvió de las 2 manos para seguir con la paja mientras miraba a Yamil cuya cara ya había cambiado de expresión. Se sintió poderosa y se llevó el pollón a la boca. Se dio cuenta que aún con las 2 manos aferradas al tronco y la polla metida hasta la garganta le faltaban un par de centímetros para cubrirla completamente. Eran los 2 centímetros que ganó el pene de Yamil en la boca de Marta para llegar a sus totales 27 centímetros.