Descripción del proyecto

Follar puta colombiana en Bilbao
Puta colombiana delgada y morbosa en Bilbao
Escort colombiana en Balinba relax de Bilbao

Yuly, exuberante escort colombiana

Yuly.

27 años.Exuberante escort colombiana de larga melena, profunda mirada y cuerpo con medidas espectaculares.

Extrovertida pero muy discreta.

Dispuesta a enseñarte lo que es el Paraíso Terrenal.

Un paraíso donde reina el sexo y el placer mutuo.

¿Te atreves a conocerlo?

Servicios muy completos.

Llámame y vamos juntos a explorar los límites del deseo y el placer.

24 horas.

Visa.

Parking gratis (1 hora)

Mucha discreción.

LITERATURA ERÓTICA


Texto extraído de «Aventuras en el trabajo»

Autor: Anxo69

Me arrodillé delante de ella y empecé a lamerlo como si fuese un helado, separando los labios con mis dedos, pude apreciar un clítoris delicado y sonrosado….parecía un caramelito… cada vez que lo lamía oía a Paula gemir. Ella me agarró la cabeza con ambas manos y me la empujaba hacía dentro, a la vez que suplicaba:

-.Nooooo, por favor…..para….por favor…para….

Yo no sabía que pensar… me parecía paradójico y a la vez excitante… me pedía que parase y a la vez gemía cada vez más. Tal y como estaba de rodillas le introduje un dedo en aquel coño cálido y húmedo, a la vez que le decía:

.- ¿de verdad quieres que paré, golfa?… está mojada cómo una perra y voy a follarte sin parar!!!

La giré y la empujé cayendo sobre la cama. Así pude ver mejor su coño y agachándome sobre ella seguí lamiendo su clítoris sin descanso hasta que Paula empezó a gemir y dar unos tímidos grititos, mientras se mordía el puño cerrado… Se estaba corriendo!!!!!!

Entonces para mi sorpresa, se irguió y con una seguridad y decisión pasmosas, me dijo:

-.¿quieres que te haga lo mismo a ti ? !Bájate los pantalones!

-.Quítame tú la ropa. Quiero que me desnudes tú!., respondí con autoridad.

Una sonrisa maliciosa apareció en su rostro y para mí fue una revelación. En ese momento supe que estaba delante de una mujer a la que le gustaba más el morbo y el sexo que a mí…

-.Esto promete pensé. Acabo de descubrir una fuente de placer!!!

Con gran maestría me desabrochó los pantalones y bajó el bóxer. Ante ella se apareció mi polla en toda su majestuosidad y agarrándola con las dos manos me dijo:

-vaya aparato que tienes aquí, Angelito.

-Pues ya sabes lo que tienes que hacer. -le contesté yo.

Y empezó a lamerlo desde la punta hasta la base, acariciándolo y dándole pequeños mordisquitos en la punta.

Yo estaba en el séptimo cielo, no me lo podía creer. Paula, la dueña de un cuerpazo, la mosquita muerta, me estaba regalando una mamada digna de una profesional… aaaahhhh!

Cuando ya estaba casi a punto de correrme le dije que parase y se pusiese en la postura del perrito. Me gustaba verla así, a cuatro patas, con sus pechos rozando el edredón, pero arrastrándola por los tobillos la dejé al borde de la cama, con las rodillas apoyadas en el suelo y su cuerpo sobre la cama.